¿ES APLICABLE LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO A UNA RELACIÓN SENTIMENTAL CORTA?

El caso de un hombre despechado que mantenía una relación sentimental con una mujer que conoció vía Badoo, pone de relieve que puede existir una relación de afectividad con una mujer/hombre después de 5 encuentros íntimos e intercambio de mensajes vía red social. Sin embargo para la determinación definitiva del concepto de una relación afectiva pueden influir distintos factores en cada caso concreto donde el juez tendrá que apreciar las pruebas pertinentes.

En el caso controvertido la mujer (una prostituta) ocultó su profesión a su futuro “novio”. El hombre al enterarse entró en cólera y le propició una paliza que terminó con una atención hospitalaria de la joven. 

En el proceso, entre otras cosas se dilucidaba si ambos efectivamente mantenían una relación de afectividad para determinar la adecuación del procedimiento adoptado (violencia de género). Debido a que no estaban casados ni convivían, había que ver si existía entre ambos una relación de afectividad análoga a una relación sentimental (noviazgo o matrimonio). Para determinar tal concepto y en palabras del Juez de la Sala segunda de lo Penal de Tribunal Supremo:

“(…) la analogía respecto al matrimonio en la relación de afectividad existente entre imputado y víctima ya no encuentra apoyo en las notas de estabilidad y convivencia que han sido expresamente eliminadas en la redacción legal de los arts. 153 , 173.2 y 171.4 .

 El grado de asimilación al matrimonio de la relación afectiva no matrimonial no ha de medirse tanto por la existencia de un proyecto de vida en común, con todas las manifestaciones que caben esperar en éste, como precisamente por la comprobación de que comparte con aquél la naturaleza de la afectividad en lo que la redacción legal pone el acento, la propia de una relación personal e íntima que traspase con nitidez los límites de una simple relación de amistad, por intensa que sea ésta.

Por tanto tienen cabida en dicho concepto no sólo las relaciones de estricto noviazgo, esto es, aquellas que, conforme a un estricto método gramatical, denotan una situación transitoria en cuanto proyectada a un futuro de vida en común, sea matrimonial, sea mediante una unión de hecho más o menos estable y con convivencia, sino también aquellas otras relaciones sentimentales basadas en una afectividad de carácter amoroso y sexual (y aquí radica la relación de analogía con el matrimonio/que, por no quedar limitadas a una mera relación esporádica y coyuntural, suponen la existencia de un vínculo afectivo de carácter íntimo entre las componentes de la pareja, cualquiera que sea la denominación precisa con la que quiere designarse)

“(…)no toda relación afectiva o sentimental puede ser calificada como análoga a la conyugal, precisándose para ello que la naturaleza, finalidad, intensidad, grado de compromiso, seriedad y /o duración de la misma permitan efectuar la analogía” 


Fuente: SENTENCIA Nº 697/2017 DE TS, SALA 2ª, DE LO PENAL, 25 DE OCTUBRE DE 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *